Casi 100 jóvenes capacitados recibieron su certificación este mediodía, durante un acto realizado en la Parroquia San Roque Gonzalez, en el Día Internacional de la Lucha Contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas.

 Casi cien jóvenes de La Matanza recibieron hoy el certificado que los acredita como Preventores Comunitarios en consumo problemático, durante una actividad que encabezaron en el barrio Almafuerte de San Justo el Secretario de Salud, Alejandro Collia, y el Coordinador de Capacitaciones de Sedronar, Fernando Trabucco, en el marco del Día Internacional de la Lucha Contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas.

 La entrega de certificados se realizó este mediodía en la Parroquia San Roque Gonzalez, el mismo lugar donde los 97 jóvenes cursaron la capacitación “Formación de Preventores Comunitarios en Consumo Problemático y Abordaje Familiar – Perspectivas Vinculares”.

Se trata de operadores terapéuticos, operadores comunitarios, trabajadores sociales, psicólogos sociales, referentes barriales y educadores, que trabajan en distintos centros comunitarios de prevención, contención y/o tratamiento sobre consumo problemático, como el Hogar El Buen Samaritano, el Hogar de Cristo San José, grupos del programa Envión en distintos barrios, la Red Con-Sumo Cuidado de Virrey del Pino, el Centro de Referencia La Matanza y Unidades Sanitarias.

“Muchos de los egresados de esta capacitación son jóvenes que atravesaron la experiencia del consumo problemático en años anteriores y luego devinieron en operadores socio-comunitarios a partir de la capacitación continua en los cursos de formación profesional disponibles en La Matanza”, explicó Collia y agregó que “elegimos hacer la entrega de estos certificados el mismo día que en el mundo se conmemora la lucha contra las drogas, como una forma de reconocimiento a todos los que trabajan en territorio”.

El funcionario sanitario destacó la tarea que desarrolla el Hogar “El Buen Samaritano” creado en 2008 por el padre Bachi -quien estuvo presente durante el acto-, que funciona como un centro de contención “a puertas abiertas”, es decir que aloja a jóvenes tanto del barrio y de zonas cercanas que en cualquier momento pueden retirarse voluntariamente.

Además, Collia puso en valor el trabajo comunitario en territorio que se desarrolla desde hace diez años en el distrito, que “tiende a mejorar el acceso de las poblaciones vulnerables a los recursos locales gubernamentales y no gubernamentales existentes, de salud y también de educación, trabajo, vivienda, gestión ciudadana y seguridad”.

 

gripe