Por Nancy Roldan
Fotografía Mel García

Ayer estuvimos de cuerpo presente en el #tetazo en el obelisco.
Llegamos puntual, y para nuestra decepción, tuvimos que atravezar un sinnúmero de hombres que se paseaban por la plaza ansiosos, como los niños cuando estan esperando a que pinchen la piñata. 

Fuimos con la idea de apoyar la lucha, cumpliendo la consigna, liberando nuestros senos; pero nos encontramos en un mar de dudas, ya que la sensación de que los tipos estaban cambiando todo el contenido del #tetazo refrenaba la acción, (y creo que consciente o inconscientemente, es lo que buscaban, ademas de mirar lolas).
De pronto una voz femenina empieza a dirigir: "chicas, hagamos un círculo, no dejemos pasar hombres"; así se generó un espacio del cual nos apropiamos, aunque la sensación de libertad se cortaba de a ratos, cuando te topabas con algún muchacho camuflado, usando corpiño, impregnado de glitter y/o con alguna frase pintada en su cuerpo “apoyando la lucha”, (a mi entender, no era ese el momento, ni el lugar, donde la acción masculina, pudiera hacer la diferencia, se sentía mas bien como una intrusión, un no poder correrse un minuto de la escena).

A cada tipo que se colaba se lo sacaba con el cantito: "fuera, fuera, fuera pajero/macho, fuera". Durante toda la jornada hubo una platea de hombres que desde lo alto, y al estilo anfiteatro romano, no dejaban seno sin escudriñar. Al margen de la intrusión masculina, fue una jornada maravillosa, donde nos encontramos con amigas y nos dimos "el abrazo mas sincero". Hubieron encontronazos, entre "machirulos" y mujeres que exigían que se las respete (una de ellas terminó con el ojo morado).

En un momento, a un muchacho al que le colgaban cámaras por todas partes, lo empezaron a presionar para que se retirara de entre las manifestantes, y desacertadamente dijo: "si quiero me las cojo a todas". Intentaron sacarlo con pedidos, que se transformaron en gritos, exigencias y finalmente, en empujoncitos (tal parece que es así como vamos a ir corriendo al machismo de las normas sociales).

No fue fácil vencer todas las barreras construidas entre "los senos" y NUESTROS SENOS. Pero una vez mas fuimos valientes. Una vez mas, nos apoyamos entre nosotras, y lejos de competir, al estilo "concurso de belleza", cruzábamos miradas aprobatorias, miradas que le decian a la otra: "que hermosa que sos asi, en tetas".

 

POSTALES QUE ME LLEVO DEL #TETAZO:

*Una anciana y su nieta, plenas, con las lolas al viento.
*Una niña sosteniendo un cartel con la frase: "POR UNA INFANCIA MAS LIBRE".
*Una de mis amigas, (históricamente acomplejada con sus lolas), mirándose en un espejo, sonriendo al tiempo que decía:
-"me gusto", "estoy linda"
-si, sos hermosa...
-pasa que las únicas tetas que tenia para comparar con las mías son las que salen en la tele, pero ahora, veo que hay tantas tetas diferentes, y todas son lindas...

 

gripe